25 de noviembre de 2010

Me olvidé de donde vengo

A veces, suelo olvidarme que alguna vez fui tan solo una niña, muy muy chiquita, que creía que todo se solucionaba desde el corazón, que la razón no tenía sentido por si sola y que podía jugar todo el tiempo que se me dé la gana.
Que trataba de imaginar que vida quería tener, en un mundo donde todo era posible, donde no existían limitaciones estructurales, familiares ni sociales.
Aprendí a soñar y esos sueños no tenían barreras. Me escuchaba, tenía tiempo para mí y para mis secretos.
El inconsciente todavía no pesaba y el espejo me mostraba siempre cuán feliz podía ser. Amaba jugar a ser grande con los tacos de mi mamá, sin saber que más de 20 años después daría cualquier cosa por volver a llorar en sus brazos.
Era capaz de pasar el día entero buscando lombrices para partirlas al medio y ver como seguían vivas. Ir a visitar a mis abuelas era lo más, una porque me contaba cuentos y la otra porque me dejaba tocar todo. Conocí un solo abuelo, todavía lo tenía.
Los adultos eran altos y no tenían problemas, por lo menos para mí. Sabía lo que era la muerte: de una hormiga, de un mosquito, pero nunca de personas.
Ir al mar con mi papá era lo mejor de las vacaciones. Siempre fui princesa. Mis exigencias más fuertes pasaban por hacer equilibrio en la bici sin rueditas y el descontrol más grande lo tenía dentro del baúl de los juguetes. No recuerdo los miedos.
Pero también me olvidaba que era tan chiquita, caminé antes de cumplir un año, fui hermana antes de cumplir un año. Conecté por primera vez con la soledad y me hice grande, muy muy grande.
Si tan sólo pudiera caber en ese corazón, sólo un ratito más…

2 comentarios:

Valeria dijo...

Siempre que puedas, escuchate y contate algún que otro secreto... vas a sentir que aún hoy, no hay límites para los sueños y que cumplirlos, sólo depende de cuánto los desees con el corazón... ese mismo corazón que todo lo soluciona... siempre!...

Soledad dijo...

Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él.
Love you princesita !!
Sole